Imprimir esta página
Viernes, 27 Noviembre 2015 16:22

LO QUE SEMBRAMOS RECOGEMOS

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)
2ª. Cor: 9:6-7:
“Más en cuanto a esto, recuerden que el que siembra escasamente, escasamente también segará, y el que siembra generosamente, generosamente también segará.”

Que cada uno tal como lo ha resuelto en su corazón, no de mala gana, no obligado, porque Elohím ama al que da con alegría.”

Sembrar significa labrar, diseminar, repartir y la pregunta es:

¿Qué estamos diseminando, repartiendo, labrando en nuestra vida y en la vida de los demás?

Si valoramos nuestro tiempo de vida, entonces deberíamos cuidar lo que sembramos cada día desde la hora que nos levantamos hasta la hora que vamos a descansar.

Elohím ve lo que estamos sembrando cada día en nuestros pensamientos y corazón y de acuerdo a lo que sembramos podemos tener buenas actitudes  dar palabras con sabor agradable a nuestra familia, en el trabajo, a los amigos y a quién necesita una palabra de aliento.

De acuerdo a lo que sembramos damos, si  hemos resuelto en nuestro corazón no dar de mala gana ni por obligación entonces estaremos sembrando semillas de amor, shalóm, alegría en nuestros corazones y en el corazón de los demás.

Es la única forma en que estaremos cumpliendo lo que dijo Ieshúa acerca de los mandamientos más importantes para nuestra relación con Elohím y con nuestro semejante.


Mat: 22:37-40:
 
“Ieshúa  le dijo: Amarás a Adonai tu Elohím con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu mayor esfuerzo. Este es el primero y el más importante de los mandamientos. Y el segundo es parecido: Amarás a tu semejante como a ti mismo.”

Entonces lo primero que deberíamos hacer es reconocer sinceramente qué clase de semillas sembramos en nuestros corazones y si no son las que dan buenos frutos, pedir a Elohím que nos ayude a limpiar nuestro corazón y poner todo nuestro esfuerzo para sembrar las buenas semillas, porque a su tiempo segaremos abundantemente  y estaremos llenos de amor, gozo, alegría, bondad, amabilidad, comprensión y otras actitudes que harán que seamos de bendición para todas las personas que están a nuestro lado.

Las buenas semillas siempre dan árboles con buenos frutos y al hombre bueno también se lo conoce por sus frutos:

Luc. 6:45: “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón produce lo bueno, mientras que el hombre malvado del malvado corazón produce lo malo, porque de la abundancia del corazón habla la boca.”Si tomamos la decisión de ser personas buenas y tener un buen corazón y  Él nos ayudará a sembrar las semillas que dan buenos frutos y podamos  amar a Elohím y  a nuestro semejante como a nosotros mismos.

Nunca olvides de renovar tu corazón  para compartir tu vida con Elohím y  sembrar cada día amor, bondad alegría, shalóm  para dar a quienes  necesitan, y ser de bendición para cada persona que Elohím pone en tu camino en todo momento.

Sarita de Dam
28-11-2015
Visto 1158 veces
Julio Dam

Lo último de Julio Dam