Imprimir esta página
Jueves, 14 Mayo 2015 20:49

PARASHÁH BE HÁR SINÁI/EN EL MONTE (SINÁI)

Escrito por 
Valora este artículo
(10 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 32
BE HÁR SINÁI
EN EL MONTE (SINÁI)

16 DEL MES SEGUNDO DEL AÑO 5776
16 DE MAYO DEL AÑO 2015

Lectura de la Toráh: Vaikráh/Y llamó/"Lev." 25:1-26:2
Lectura de la Haftaráh: Jeremías 32:

Por Julio Dam
Rébe Mesiánico Renovado

Copyright 2015 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. Los que violen este derecho de autor serán tratados por Elohím. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil en www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

Vaikráh/Y llamó/"Lev." 25:20: "Y si preguntaren: ‘¿Qué vamos a comer en el séptimo año, ya que no podremos sembrar ni cosechar nuestros productos?’".

COMENTARIO DE LA PARASHÁH
CÓMO DESARROLLAR NUESTRO
BITAJÓN/CONFIANZA EN ELOHÍM

Esta parashah nos habla de un tema bien conocido por todos, pero no bien asimilado por todos, en muchos casos: la confianza/bitajón en Elohím en todas las circunstancias y en todos los días de nuestra vida en esta tierra. “¿Qué vamos a comer?” es la pregunta que nos preguntamos todos, de una manera u otra, cuando los problemas financieros acucian. Ahí es cuando entra en función nuestro bitajón/confianza en Elohím o nuestra falta de bitajón.

El bitajón siempre fue uno de los sinónimos de emunáh/fe y la emunáh, hasta la Edad Media, nunca fue el creer que habia un Elohím, o en creer en “dioses”, porque toda la humanidad creía en alguien superior, siempre, ya sea en el sol o en otra deidad, no había ateos. Es sólo a partir de la Edad Media y mucho más acentuadamente a partir de mediados del siglo 19 que el ateísmo se expandió sobre toda la humanidad, hasta que ahora la palabra emunáh/fe adquirió la connotación de creer en Elohím.

¿Cómo podemos definir el bitajón? Si vemos cómo se escribe en hebreo, Nwjjbcomo nuestros lectores ya sabenpictóricamente tienen un significado. Si “leemos” el significado de estas letras por separado y las unimos tenemos el siguiente significado:

“La bendición (b) y el apoyo de la protección (j) de lajesed/gracia Divina (j) para completar (w) y transformar nuestra alma (N)”.

Esta definición sola nos da una clave muy buena para entender la bendición que es el poseer bitajón. Nuestra néfesh/alma necesita ser completada,  ya que está sola e indefensa en el mundo, o por lo menos, así se siente, aunque está equivocada en sentirse así, ya que Elohím está allí, con cada uno de nosotros, confortándonos, alegrándonos, ayudándonos, si es que creemos, si tenemos, justamente, bitajón, de que todo esto es así.

¿Cuál es la diferencia entre la emunáh y el bitajón? El bitajónes el fruto del árbol, que es la emunáh. Si tenemos bitajón, el fruto, es porque tenemos al árbol, que es la emunáh.

Justamente, el bitajón/confianza tiene una peculiar naturaleza. Cuando Elohím le hablaba a Moshéh, en esta parasháh, ambos estaban “be Hár/en el Monte (Sinái).” Be Har es MUY FACIL tener bitajón! En realidad, no es necesario ningún bitajón para tener confianza, si es que ADONÁI está a tu lado, como estaba al lado de Moshéh, hablándole y dictándole los Asaráh Mitzvót/Diez Mandamientos! Se necesita bitajón SOLO CUANDO ELOHÍM SE RETIRA DEL MONTE, no cuando está allí, a nuestro lado. El Har Sinái/Monte Sinái, es símbolo mismo de ADONÁI: Alto, sólido como la roca mismo de que está hecho, inamovible. ¿Qué bitajón se necesita para creer en El, cuando El está allí, tan sólido como el Har Sinái?

Es cuando bajamos del Sinái que la vida se complica. ¿De qué vamos a vivir? ¿De dónde van a venir nuestras entradas financieras? Allí comienza la lucha verdadera entre el bitajón y la falta de bitajón. Básícamente, se trata de un problema entre dos actitudes totalmente opuestas: el afán de supervivencia y el bitajón. Los hombres carnales, y entre ellos encontramos a muchos creyentes, viven ansiosos, con afanes, con preocupaciones de dónde va a salir la próxima comida, aun los creyentes. Esto es porque su actitud es la de supervivencia. Debemos dejar esta actitud para los del mundo y los de la carne. Nosotros, que somos judíos mesiánicos, por sangre o por fe, debemos vivir de bitajón/confianza en que Elohím se va a encargar de nuestras finanzas, de nuestras enfermedades, de nuestros problemas, de nuestra familia, de nuestro empleo, en fin, de todo lo que nos acosa y nos causa ansiedad y estrés. ESTO es bitajón! Con-fiar. ¿Qué significa “fiar”? Es dar, esperando que van a pagarnos por lo que llevaron, en algún momento. Debemos “fiarle” a Elohím, de que nos va mantener, de que nos va a dar lo que necesitamos—mientras nosotros hagamos NUESTRA parte, que es buscar trabajo o trabajar, o hacer lo que es nuestra tarea diaria, cualquiera que sea.

En cambio, Elohím nos llama a SERVIRLE. A cambio, El nos va a mantener, a ayudarnos en todas nuestras necesidades. ¿En qué debemos servirle, se preguntará usted? En lo que El tenga para nosotros—para cada uno es diferente. Puede ser que El desee que usted se encargue de criar bien a su familia, en un ambiente judío mesiánico, con un buen carácter que sirva de testimonio a toda su familia, especialmente si es usted mujer. O puede ser que El desee que usted sea un testigo de Su Poder a toda su oficina o familia o sociedad, para que vean Quien es El. El tiene un plan para usted, un plan hecho antes de la fundación del Mundo, así que no se ponga a preocuparse por ello, sino que SIRVALO ahora y deje las preocupaciones para El. ESO es bitajón.

La esencia del bitajón es tener tranquilidad mental. Pero bitajón NO significa que todo va a salir de maravillas. Usted va a tener sus altos y bajos, como todos, pero esos altos y bajos están BAJO EL CONTROL ABSOLUTO de Elohím, no le quepa la menor duda. Bitajón significa que usted SABE en su corazón que El está “en el asiento del chofer,” que El está manejando su vida de acuerdo a Su soberana Voluntad.

CÓMO ELOHÍM DESARROLLA NUESTRO BITAJÓN

¿Cómo nos ayuda Elohím para desarrollar nuestro bitajón?

La primera manera es en la Toráh. Nos muestra cómo nuestros Avót/Padres desarrollaron el suyo y por medio de su ejemplo, nosotros podemos aprender a desarrollar nuestro bitajón también. El primer Av/Padre del cual podemos aprender es Avrahám Avínu/”Nuestro padre Avrahám.” Elohím es el iniciador de todo y Avrahám no fue una excepción. Cuando salió en dirección de Kna'án, Avrahám no sabía adónde iba. Él le seguía a ADONÁI. ¡ESTO ES BITAJÓN! Confiar en el Que guía y no preocuparnos. Una orden de ADONÁI fue todo lo que Avrahám necesitó para vender su casa, sus pertenencias, y salir en odisea rumbo a lo desconocido en un viaje que podría haberlo matado mil veces, y sin embargo, Avrahám no temió, sino que con-fió en el Fiador, en Elohím ADONÁI. Cuando entendamos que todos debemos ser como Avrahám, que nada debemos iniciar por nuestra cuenta, sino que Elohím debe ser quien nos dé las “órdenes de viaje” para todo lo que emprendamos, allí estaremos con nuestro bitajón creciendo y fortaleciéndonos. Porque nuestro bitajón crece a medida que los milagros y los éxitos liderados e iniciados por Elohím igualmente se acumulan en nuestra vida. Cada vez que nos asaltan las dudas, sólo tenemos que mirar atrás en nuestra propia experiencia y en la de los Avót del Tanáj, y veremos cómo nos guió en el pasado a nosotros y a ellos, y cómo entonces, no debemos temer nada, y eso hace crecer nuestro bitajón. ¿Hubo un moverse de Elohím en su vida, donde El hizo un milagro, o lo ayudó a salir de un problema? ¡Use ese milagro o esa ayuda sobrenatural para hacer crecer su bitajón ahora!

Como Avrahám, tenemos que decirnos: “Yo no sé nada. Yo no puedo hacer nada por mi cuenta. Elohím es Mi guía y Mi “pronto auxilio en la aflicción.” Y deje que Elohím INICIE sus movimientos. No decida usted nada, especialmente, nada importante en su vida. Deje la iniciativa a Elohím. ¿Es falta de carácter eso? ¡Al contrario! Es aprender a DEPENDER de Elohím, aprender a con-fiar en que El sabe mejor que usted lo que usted debe hacer, o dónde debe ir, o a quién debe ver hoy o el mes que viene. Los países celebran su in-dependencia. Nosotros debemos fijar una fecha, la fecha en que conocimos a Elohím como la “FIESTA DE NUESTRA DEPENDENCIA”! Pobre de aquel que celebre su in-dependencia de Elohím, porque está bajo maldición! “Maldito el que confía en el ben Adám/hombre!” (Confiar en usted mismo es maldición, porque usted es sólo otro ben-Adám más.) Esta es la gran lección de Avrahám.

¿Y qué de Itzják? ¿Qué nos puede enseñar la vida de Itzják? Si leemos la Toráh con atención, veremos que, así como con Avrahám todo se inició, con Itzják todo continuó como estaba con su padre Avrahám. Itzják no inició nada, sino que todo lo recibió de la boca de su Av/Padre, Avrahám. Aquí hay otra lección que podemos aprender: TODO debe ser recibido por nosotros. Es lo que decíamos antes: en vez de tratar de asumir la actitud de supervivencia, debemos asumir la actitud de servidumbre a Elohím y recibiremos, como todo sirviente recibe. Mas no somos un sirviente cualquiera, en manos de un patrón humano: seremos sirvientes del Creador del Universo!

El rébe Shául dice lo mismo en Koríntim Alef/1ª Co. 4:7: “¿Qué tienes que no hayas recibido?”

Por último, tenemos a Iaakóv, formando el final de la designación de Elohím mismo a Moshéh: “Dirás que el Elohím de Avrahám, Itzják y Iaakóv te ha enviado.” ¿Qué lección podemos aprender de Iaakóv. Este tuvo dos “vidas”, una como Iaakóv, y otra, después de luchar contra el málaj/ángel/mensajero, en que Elohím le cambió el nombre a “Israel.” ¿Cuál es la diferencia entre Iaakóv e Israel? ¿No eran la misma persona con dos nombres diferentes? ¡Absolutamente no! Iaakóv era el prototipo del superviviente, el “avivado” que se “las sabe todas” y que las aplica para sobrevivir, el ejemplo clásico del que se las arregla muy bien sólo para sobrevivir y triunfar—o fracasar. Hasta su nombre mismo lo dice: “Iaakóv,” “el que suplanta”.

Israel, en cambio, es el hombre que ha sido roto por Elohím por medio del sufrimiento y que ya no tiene recursos propios, que ha aprendido a tener y vivir de su bitajón en ADONÁI. El nombre lo dice todo: “Isra” el que luchó, “El” con Elohím. Esa es la lección que nos cuesta aprender muchas veces. Depender de Elohím. Oscilamos entre dos extremos: o confiamos tanto que nos quedamos en casa mirando la TV, porque “Elohím va a proveer por nosotros,” o hacemos todo nosotros, porque no podemos con-fiar en Elohím, por falta de bitajón.

Debemos aprender la lección de bitajón, especialmente en estos tiempos últimos/iamím ha kétz que se acercan, aunque no los veamos. Sepamos que Elohím está y estará siempre a nuestro lado, guiándonos, dándonos sabiduría/jajmáh para entender lo que sucederá y porqué y que NADA nos sucederá a nosotros que El no quiera.

Visto 2214 veces
Julio Dam

Lo último de Julio Dam