Viernes, 05 Octubre 2018 09:00

PARASHÁH 1 BERESHÍT / EN EL PRINCIPIO

Escrito por
Valora este artículo
(9 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 1
BERESHÍT / EN EL PRINCIPIO

27 DEL MES DE TISHRÉI DEL 5779
6 DEL MES DE OCTUBRE DEL 2018

Parasháh: Be Reshít/En el Principio/"Gen." 1:1-6:8
Haftaráh: Ieshaiáhu 42:5-43:11

Por Julio Dam
Rébbe Mesiánico Renovado

Copyright © 2018 por Julio Dam. Todas las publicaciones en este sitio estan protegidas por derechos internacionales de autor. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil acá. ¡Muchas gracias!

Be Reshít/En el Principio/"Gen.": “Be Reshít baráh Elohím et ha Shamáim ve et ha áretz /En el Principio creó Elohím los Cielos y la tierra”

COMENTARIO DE LA PARASHÁH

PRIMERO “HA SHAMÁIM” Y DESPUÉS “HA ÁRETZ”

En este sublime comienzo del Séfer ha Sfarím/Libro de Libros, el Tanáj,existe una curiosidad que no carece de profundo significado. Normalmente, cuando un ser humano comienza a construir algo, comienza de abajo hacia arriba. Si es una casa, la construye de los cimientos hacia arriba; sin embargo, Elohím claramente hizo al revés: primero creó de la nada “ha Shamáim/los Cielos” y luego “bajó” y creó de la nada (que es el significado de “baráh”) el Universo/”ha Aretz”. ¿Por qué? Definamos primero lo que realmente significan ambas expresiones: Ha Shamáim es lo que en Física se conoce como “espaciotiempo”, el espacio exterior que sirve de ENVASE a la materiaenergia, el CONTENIDO, que es “Ha Aretz”. De otra manera, no tendría sentido que el mismo capítulo de Be Reshít diga después de varios “días” cósmicos, que Elohim creó la tierra seca. De esto podemos ver que “ha Aretz” se refiere a la materia y a la energía (de lo que hablaba Einstein en su famosa ecuación E=mc2: la energía es igual a la masa multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado) y no a la Tierra, ni menos que menos a “Israel” que es, en otros casos, otra traducción para significar “ha Eretz”. De todas maneras, queda en pie la pregunta primera: ¿Por qué, a diferencia de lo que conocemos, Elohím hizo primero el ENVASE de la nada y luego EL CONTENIDO? La respuesta tiene que ver con la dialéctica, que es la forma de pensar y de actuar de Elohim. Hay una relación dialéctica, de movimiento y de crecimiento entre el envase y el contenido del Universo. Cuando Elohím creó el envase primero, fijó los límites del Universo, tanto del Universo físico, como del Universo espiritual. Pensó: “hasta aquí va a ir el Universo y va a tener ESTA forma y no cualquier otra. Y dentro de este envase, pondré ESTE contenido y no otro”. El crear primero el envase, el espacio y el tiempo, “ha Shamáim”, nos da las condiciones límites de ese Universo creado, más allá de las cuales no existe ya espaciotiempo. También, el crear primero el envase hace que este prepare las condiciones para recibir el contenido. Lo mismo sucede en todos los órdenes del Universo y de nuestro mundo. La matriz de la mujer es el envase que va a recibir al nuevo bebé y se forma mucho antes que su contenido, el bebé. También tenemos contestada así la famosa pregunta que parece paradójica: ¿Qué vino primero, el huevo o la gallina? Obviamente que primero vino el envase, la gallina y luego el contenido, el huevo. ¡Fin de la famosa paradoja! La creación de Elohím sigue patrones, siempre y este patrón de 1º ) Envase y 2º ) Contenido siempre es el mismo patrón. ¿Qué es el envase del Universo? ¿Qué representa? Representa una medida del contenido, una serie de delimitaciones futuras al contenido y una limitación prefijada al contenido. Es decir, el contenido ya no puede ser de cualquier tamaño, ni puede crecer y crecer sin límites, ni puede torcerse a la izquierda ni a la derecha, sino que tiene que adaptarse al envase que fue construido antes que él. Así, el envase, ha Shamáim, el espaciotiempo representa el destino del Universo y traza por adelantado su curso, tanto en el espacio como en el tiempo (aunque el tiempo en sí es una medida de espacio, ya que utiliza un espacio exterior al suyo, el del sol, para medir un movimiento espacial de la Tierra). De la misma manera, cuando una matriz se forma en una futura madre, esa matriz está trazando el destino de ese bebé, tanto en sus factores genéticos, temperamentales, mentales y espirituales como en su desarrollo futuro como hombre adulto en esas tres áreas. Lo mismo sucede con una idea, un concepto, un plan, una decisión o una creencia humana. Si, además de tener una idea, concepto, plan, decisión o creencia humana, pensamos por adelantado los propósitos, límites, objetivos, condiciones, interrelaciones entre sus partes POR ADELANTADO, todo esto será mucho más efectivo y preciso que si comenzamos a generar una idea sin una noción de cómo va a resultar en el final del camino. Aunque muchas veces, sucede que tenemos que recorrer ese camino desde el envase al contenido y del contenido al envase varias veces, rápidamente con nuestra mente, para que las conexiones entre ambos se establezcan y lleguemos a feliz término en la idea o plan que deseamos construir. Pero eso está en el contenido mismo del pensamiento dialéctico, que consiste en movimiento, no en una situación estática. El destino se va forjando en el movimiento, pero no en un movimiento errático, que no sabe dónde va, sino en un movimiento calculado que alterna entre la esencia (el contenido), ha áretz y la apariencia (el envase), ha Shamáim. Sólo es en el movimiento de lo que sabemos a lo que todavía no sabemos y viceversa, una y otra vez, es que nos llega el conocimiento. Cada vez que este movimiento retrocede a la esencia y luego avanza hacia la apariencia, ha avanzado en complejidad y ha dado varios pasos en su destino hacia el plan de Elohím. Toda creación es un asunto de formación de envases, lo que permite que las esencias tomen forma y se desarrollen. Toda formación de envases concreta más nuestra ignorancia y la delimita, lo cual aumenta nuestra capacidad de comprender alguna vez. Al permanecer dentro de nuestras áreas de conocimiento, sentimos comodidad; al salirnos de ellas y tratar de comprender, tenemos una mezcla de intranquilidad y asombro. Es en este vaivén entre la comodidad y el asombro que avanzamos en conocimiento y comprensión. Toda pregunta contiene áreas de ignorancia. Debemos delimitar primero estas áreas de nuestra ignorancia, para que la esencia de lo que queremos saber sea cada vez mejor definida. Las áreas de ignorancia son “ha Shamáim”, el contexto de nuestro problema, lo que lo rodea, mientras que el área de conocimiento es “ha Aretz”, la esencia misma de nuestra búsqueda. ¿Cuál es el destino de nuestra vida? En nuestra parasháh pasada hemos tocado este tema. En esta, daremos un paso más adelante. Nuestro destino es un acto de creación de Elohim. Este destino está hecho de “contenidos” como el “ha Aretz” llamados “creencias” que definen y se vuelven la esencia de nuestra personalidad y nos llevan a tomar decisiones que nos acercan a nuestro destino final, fijado por Elohím. Estas decisiones son los “envases” del tipo “ha Shamáim”. Los envases son los que permiten contener a los contenidos y son los que brindan su esencia; sin envases no habrían contenidos; asimismo, sin decisiones no habrían creencias. La decisión de actuar acerca de algo, el envase, es lo que nos define a los ojos de Elohim y de las demás personas; nuestras creencias no se ven, están ocultas, ya que constituyen la esencia de nuestra personalidad. Además de un destino prefijado, el que Elohim haya elegido crear primero ha Shamáim, el envase y LUEGO el contenido, supone una prioridad. Nos está diciendo algo esta prioridad: “Presta mayor atención a los Cielos que a la Tierra porque vas a pasar mucho más tiempo arriba, conmigo, que abajo, en la tierra.” Nuestra vida, aparte de ser una serie de decisiones basadas en nuestras creencias, debe priorizarse. “Ha Shamáim”, la vida espiritual debería ser una prioridad número uno; “ha Aretz” no debería serlo; sin embargo, confundimos una prioridad con la otra, dando lugar así a conexiones con la parte menos importante de nuestra vida y descuidamos el área clave de nuestra vida, que es nuestra relación con Elohím. Por eso, Elohím primero creó “ha Shamáim” para luego crear “ha Aretz”. Hizo lo mismo en la tierra: primero creó toda la tierra y luego, para  Avrahám y su descendencia, creó Israel. Primero delimitó el margen externo y luego delimitó las fronteras internas de Su Dominio de los Cielos/Mahjút ha Shamáim. Cuando el pueblo de Israel ya estaba completado, hizo otra creación, pero usando el mismo sistema. Dentro de Israel mismo, ya creado, creó el Béit ha Mikdásh/El Santo Templo de Irushaláim, la esencia espiritual dentro de la esencia física de entre todas las naciones apariencia, que es Israel. El trabajar duro nos permite educarnos y educar una familia para poder llegar a ser buenos judíos. Trabajar duro es crear las naciones/góim; pero el llegar a la avodáh para Elohím es crear Israel. Es bueno cumplir las Mitzvót o estudiar la Toráh; pero es mucho más bueno el escuchar Su voz y estar a Sus pies, aprendiendo.  Cumplir las mitzvót es crear Israel, pero el escuchar Su voz es construir el Béit ha Míkdash/el Santo Templo. Una tercera razón por la cual Elohím creó primero “ha Shamáim” y sólo después “ha Aretz” es porque ha Shamáim representa la apariencia de algo, lo que PARECE ser, mientras que ha Aretz es su esencia, lo que REALMENTE es. Después de la Caída, lo que antes era transparente y lleno de “ór/ra/luz” para Adám, después se volvió opaco, se volvió “ór/ri/cuero”. Fijémosnos que las dos palabras se pronuncian igual: “ór”, pero la primera “luz” es con álef (a) mientras que segunda es con áin (i). Lo que antes era transparente, después de la Caída fue opaco, cubierto con cuero. Desde entonces, necesitamos reconocer la diferencia entre la apariencia y la esencia de cada cosa. El ha satán/enemigo nos “regala” siempre la apariencia de todo, para que jamás veamos la esencia de nada; ésta se la da a sus “hijos”. Sin embargo, Elohím desea fervientemente que veamos la esencia de todo y que la sepamos distinguir de la apariencia. Por eso puso a ambas delante nuestro, para que avancemos un paso más allá de aceptar la apariencia y penetremos con Su ayuda en la esencia de todo, pero nosotros parecemos estar muy contentos de seguir manejando apariencias. Elohím usa esta máscara del mundo, la esencia escondida detrás de la apariencia para esconderse El mismo, para que lo busquemos; y para que aquellos que no desean buscarlo, no puedan encontrarlo. “Emunáh/fe” no tiene sentido como significado si Elohím estuviese visible. En ese caso no habría fe en nadie, sino buena visión sería suficiente para tener “emunáh”, aunque ya no sería emunáh. Por eso, Elohím se esconde detrás de las apariencias, “para que lo deseemos”. Es nuestro destino como judíos mesiánicos revelar tanto a IHVH como a Ieshúa Mashiaj y Cuerpo de Elohím a todo el mundo que tiene interés en conocerlo. Y es la labor de los enemigos de Israel, Amalék, el esconder Su presencia en el mundo y Su existencia misma como Elohím de los judíos. Esta es la única raison d´etre para la existencia de los modernos Amalek: hacer que todo el Pueblo Judío reniegue de su Elohím y que los góim digan: “¿Dónde está el famoso Elohím judío? ¿Por qué no ayuda a Su pueblo hoy, que lo necesitan?” Pero Amalek triunfará temporariamente, hasta que nosotros, el Pueblo Judío, nos volvamos con toda “nuestra alma y nuestro meód/todo” a Elohim, no de palabra, no de boca para afuera, sino en sinceridad y en teshuváh y arrepentimiento y nos quedemos en esa posición espiritual y moral. Allí, en ese momento, Amalék estará perdido y perderá lo que en estos amargos días está ganando. Elohim no se está olvidando de Su Pueblo: ni de los judíos por sangre en Israel, ni de los judíos por fe en todo el mundo, los mesiánicos. Sólo se está ocultando, para que nos esforcemos en mostrar la esencia de la Realidad de Elohim a todo el mundo gói. Sólo este factor está faltando: nuestro corazón recto y nuestra falta de pecado habitual y Amalék estaría ya muerto y lo estará en poco tiempo más, cuando Ieshúa lave nuestras ropas con Su sangre. ¡Shabát Shalóm!

Visto 182 veces Modificado por última vez en Domingo, 07 Octubre 2018 14:29

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Please publish modules in offcanvas position.