Viernes, 18 Mayo 2018 07:46

PARASHÁH BAMIDBÁR / EN EL DESIERTO

Escrito por
Valora este artículo
(7 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 34
BAMIDBÁR / EN EL DESIERTO

13 DEL MES TERCERO (SIVAN) DEL 5779
19 DEL MES DE MAYO DEL 2018

Lectura de la Toráh: BaMidbár/En el desierto/“Núm.” 1:1-4:20
Lectura de la Haftaráh: Hoshía 2:1-22

Por Julio Dam
Rébbe Mesiánico Renovado

Copyright © 2018 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. TAMPOCO SE PUEDE IMPRIMIR Y VENDER NADA DE LO QUE HEMOS PUBLICADO EN NUESTRO SITIO EN INTERNET, EN NINGÚN OTRO PAÍS. LOS QUE VIOLEN ESTOS DERECHOS DE AUTOR SERÁN TRATADOS COMO ANATEMA POR ELOHIM. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil a www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

BaMidbár/En el desierto/En tierra de pastoreo/“Núm.” 1:1:
“Y habló ADONÁI a Moshéh en el desierto de Sinái, en la tienda de encuentro, el (día) primero del segundo mes,” al segundo año del éxodo de la tierra de Mitzráim, diciendo: 'Toma un censo de las cabezas de familia de los hijos de Israel...'”

COMENTARIO DE LA PARASHÁH

TODO HAGAN EN ORDEN/BE SÉDER

Esta parasháh nos habla del censo que Elohím ordenó que se tome de los habitantes masculinos de Israel. Este censo nos habla de orden/séder en todo el Universo y en todo lo que hacemos, como nos insta el Rébe Shául en la frase de nuestro título, en Koríntim Álef 14:40.

En hebreo, la palabra usada es “séder/סדר/orden,” que proviene del verbo “lesadér,” “ordenar.” Si miramos el significado pictórico de cada letra, tenemos el siguiente significado para la palabra “séder”: “(ס) Protección Divina para permitir la entrada (ד) por elección nuestra, para grandeza (ר) o para degradación.”

Dijo el escritor inglés Pope: “El orden es la primera ley del Cielo.”

El escritor y filósofo norteamericano Samuel Johnson dijo acerca del orden: “El orden es una hermosa ninfa, la hija de la belleza y la sabiduría; sus ayudantes son el confort, la claridad y la actividad; vive en el valle de la felicidad; siempre se la puede encontrar cuando se la busca y nunca aparece tan hermosa como cuando se la contrasta con su oponente, el desorden.”

Vemos, así, que el séder/orden en todos los órdenes de nuestra vida, nos brinda protección para nuestra grandeza como seres en parte espirituales y en parte mentales que somos.

Podemos definir el séder como la secuencia de pasos que Elohím creó en toda Su creación/briáh para que veamos Su mano en todo el Universo y en todas las cosas a nuestro alrededor y así, podamos detectar que este séder no puede ser casualidad ni coincidencia, sino creación/briáh de un Creador.

Existe un séder en todos los sistemas, a partir del gluón, la partícula más pequeña del Universo, que forman los quarks, que en tríos, constituyen las partículas más pequeñas descubiertas hasta la fecha, pasando por los electrones y protones, átomos, moléculas, cristales, virus, células, plantas, animales, hombres, familias, tribus, estados, países, continentes, planetas, sistemas solares, hasta terminar por el Universo, todos están hechos con, y rodeados de séder.

Necesitamos el séder para nuestra vida, el rodearnos de séder en todo lo que hacemos. De otra manera, nuestra vida no será lo exitosa ni plena como Elohím la quiere para nosotros, Sus criaturas. El éxito y la perfección están rodeados y deben estar rodeados de séder para ser verdaderamente un éxito y una perfección. Hemos alcanzado el séder cuando todo lo que hacemos está libre de interrupciones y de pequeños fracasos porque falta algo, o porque nos demoramos en buscar algo, en el medio de una tarea. Cuando nos invade una tranquilidad y una falta de estrés, podemos sentir que estamos siguiendo un séder en lo que hacemos, tratamos de entender o de lograr.

Algunos de nosotros hemos nacido con esta midáh/rasgo de carácter, el séder en nuestra mente; otros no; necesitan orar para tenerlo. Pero ambos podemos beneficiarnos de tenerlo y disfrutar de sus frutos: la tranquilidad, la falta de apuro, y el relajamiento del estrés, común a nuestra vida diaria moderna.

Una oración apropiada para todos los días puede ser: “Ába/Papá”, te pido que me des séder en mi mente y en todo lo que hago, que Tu arregles todo be séder antes de que llegue a mis manos, para que lo pueda entender mejor y hacer mejor.”

Podemos estar trabajando en nuestro empleo, cualquier que éste sea, y nos entregan un trabajo para hacer, un informe. El material para hacerlo, sin embargo, está en varios, lugares bien distantes, tenemos que hacer llamadas telefónicas para revisar ciertos datos, hablar con personas para revisar ciertos puntos; en resumen, no hay séder. Podemos ponernos nerviosos, o podemos orar para que Elohím nos ayude a poner nuestra mente be séder y los papeles be séder/en orden, para que todo marche tranquila y serenamente.  Es curioso, pero el hebreo ya incorpora en la expresión “be séder” (“está bien”) esta observación, de que ¡todo para que esté be séder/que esté bien, debe estar automáticamente también en orden!

Quizás estamos “ló be séder/no bien“ de salud, y no sabemos qué hacer: si ir al médico, o si tomar una medicina que conocemos ya nos hace bien para ese problema, o ¿qué hacer? Lo que necesitamos es orar, pidiendo tranquilidad y séder en nuestra mente, que toda preocupación salga de ella, y que Elohím coloque todo en su lugar, como debe estar. A los minutos, o al final del día, tenemos la solución en la mano: o nos llama una amiga a hablarnos de un tema parecido, o vemos un aviso o una notificación de un médico, o cualquier otra manera de los muchos recursos que Elohím tiene para hacernos saber Su voluntad.

¿En qué consiste el séder? En ejecutar una secuencia natural inherente a cada cosa, proceso, organismo vivo, o marco de referencia. Una célula tiene una estructura, desde los gluones, hasta su núcleo y ADN, terminando por su envoltura.

Un país tiene varias secuencias: puede ser su historia, es decir, a partir de su origen (como Israel), que comenzó con un hombre, Iaakóv, que se llamó después Israel, hasta llegar a la época del censo, en que eran 600,000 hombres, pasando por el éxodo, la época del primer Templo, del Segundo, de Ieshúa el Mashíaj, y la época moderna. También puede ser su distribución geográfica, como la división en doce tribus de que habla el libro de Ba Midbár, donde a cada tribu le tocó una parte.

Nuestro ser tripartito, a semejanza del Ser Tridimensional, Elohím, tiene tres componentes: nuestra Alma/mente, nuestro espíritu/rúaj y nuestro cuerpo. Nuestra mente tiene un orden en que funciona: pasivamente, de acuerdo con las sensaciones externas (luz, sonidos, olores) que impactan nuestra consciencia o, en el caso de que estemos activos, de acuerdo a lo que estemos haciendo en cada momento del día.

Nuestro espíritu/rúaj también tiene un orden, que lo debe dictar Elohím, ya que nosotros no debemos dejar que nuestra mente sea quien lo controle, sino al revés: nuestro espíritu/rúajdebe controlar nuestra mente, y nuestro rúaj debe ser entregado en manos del Rúaj ha Kódesh, para que sea Este quien lo controle, por lo menos, en cierto tiempo al día—que es el significado de “vivir en el rúaj” de Ro. 8:1. Así, en el caso de nuestro rúaj, el orden de “trabajo” debe ser dictado por el Rúaj ha Kódesh, y no por nuestros deseos, ni menos que menos, por nuestra mente, que es totalmente carnal.

¿Cuál es el orden que más frecuentemente se infringe en familias mesiánicas? Probablemente sea el orden de importancia delante de Elohím dentro de la familia: en vez de estar el padre a la cabeza, muchas veces porque el padre no es mesiánico, está la madre a la cabeza. Esto rompe el orden familiar delante de Elohím y es motivo de innumerables problemas espirituales que muy pocos notan.

¿Cuál es el orden más importante de todos? El jerárquico, el que comienza por ADONÁI, sigue por el Rúaj ha Kódesh, Ieshúa ha Mashíaj y le sigue por nuestra autoridad espiritual, nuestro rabino mesiánico y sigue por el padre de familia, la madre, y los hijos.

Se ora a “Yeshua” o al Rúaj en vez de orar a ADONÁI. Esto no solo rompe una orden de Ieshúa mismo: “Cuando oren, digan: Avínu she Ba Shamáim/Padre nuestro que estás en los Cielos...” sino que es un error mayúsculo, producto del desorden espiritual que hemos heredado.

¿Cuál es el orden de importancia dentro de la Palabra? El Tanáj está primero y luego el N.T., con sus malísimas traducciones. Si existe algo que se contradice entre los dos, deberíamos hacerle caso al Tanáj y no al N.T. en el estado en que están sus traducciones no mesiánicas, que constituyen el Pacto Renovado (una mejor traducción que “N.T.”).

Existe un orden dentro nuestro que es vital el atenernos a él: podemos considerar la vida mental lo más importante; podemos considerar que la vida “de negocios”, la vida física es la más importante, ya que nos da de comer; o podemos considerar que ambas deben estar supeditadas a la vida espiritual. Este es el orden/séder correcto y apropiado, ya que si nuestra vida espiritual está be séder/bien, nuestra vida mental y nuestra vida física estará bien, casi siempre.

Existe un orden aun en las tres grandes fiestas de Elohím que tienen un clímax espiritual: primero está Pésaj, que simboliza y recuerda la muerte de Ieshúa y la muerte de nuestro yo; luego está Shavuót, que simboliza, después de que nuestro yo está muerto al mundo, la vida del Rúaj; para culminar en Sukót, que simboliza el entrar en la Presencia de ADONÁI, Elohím Padre, ya muerto nuestro yo, y ya lleno del Rúaj ha Kódesh. Si trastocamos el orden de las fiestas, hemos trastocado un orden importante en las cosas de Elohím.

En conclusión, vemos de la importancia de comenzar a penetrar en el orden natural y espiritual del Universo creado por Elohím, para entrar en Su shalóm/paz y en su menujáh/descanso a través de seguir ese séder. 

Que Elohím le provea a usted, nuestro querido lector, de ese séder mental, espiritual y físico que todos necesitamos!

Visto 353 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Please publish modules in offcanvas position.