Bienvenido al sitio de Beit Shalom - Judaísmo Mesiánico Renovado, un lugar donde encontrarás lineas guías y herramientas para el inicio y la continuación de tu crecimiento espiritual logrando una mejor comprensión de los elementos básicos del Judaísmo y muchos otros aspectos que involucra ser Mesianico Renovado.

Viernes, 28 Julio 2017 05:51

PARASHÁH DVARIM

Escrito por 
Valora este artículo
(10 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 44
DVARIM

6 DEL MES QUINTO (AV) DEL 5778
29 DEL MES  DE JULIO DEL 2017

Parasháh: Dvarím/Asuntos/”Dt.” 1:1-3:22
Haftaráh: Ieshaiáhu/Is. 1:1-27

Julio Dam
Rabbi Mesiánico Renovado

Copyright © 2017 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org con muchos artículos y parashót gratuitas y libros en castellano, inglés y alemán. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. Los que violen este derecho de autor serán tratados por Elohím.

COMENTARIO DE LA PARASHÁH
LAS SIETE CARACTERÍSTICAS DE LIDERAZGO

Moshéh recibió cuatro sugerencias de su suegro Itró (Shemót/”Ex.” 18:13) en cuanto a hombres con ciertas midót/rasgos de carácter para nombrar gobernadores/shoftím/”jueces” para Israel: “temerosos de Elohím, hombres que caminen en la verdad y que odien la avaricia”  y él, Moshéh, dijo que estaba buscando hombres con tres características de carácter/midót adicionales: “tzadikím/justos, rectos (en la Toráh), sabios y dotados de percepción interior de las cosas/navoním, y hombres de testimonio”. Examinemos estas siete características/midót para medir nuestras sociedades actuales y la de Israel en la época de Moshéh.

“Temerosos de Elohím”

El “espíritu de temor/Ir´át ADONÁI” está mencionado varias veces en la Toráh. No es sólo un sentimiento humano, sino una “especialización” del Rúaj ha Kódesh de Elohím, que debemos de pedir y recibiremos. Existe una ENORME falta de temor en los mesiánicos en todo el mundo. Caminamos y actuamos como Si Elohím estuviese distraído en el momento en que pecamos y no se diese cuenta de lo que acabamos de hacer o decir o planear. ¿De veras creemos que Elohím es tonto, o que “es un Dios de amor” y que por eso no tenemos que temerle? ¡Qué equivocado estamos! Los que tienen temor de IHVH son los que lo han visto “en funciones”, los que saben del Elohím que todo lo ve y que no vamos a seguir pecando contra nuestro hermano/a por mucho tiempo, porque El es un Elohím de justicia.

Hemos visto, por otro lado, muy, muy poco “Rúaj Ir´át ADONÁI” en el mundo de los creyentes; la mayor culpa creo que es porque no se enseña; el resto de la culpa viene de nosotros mismos: no creemos que tenemos que temerle; pero las consecuencias de esta falta de temor son varias: no vamos a seguir creciendo espiritualmente si no tenemos temor; por otro lado, nuestro futuro no es promisorio si no aprendemos a temerle, créanme; todo lo que tenemos puede irse por la borda en un momento, en un choque, en un accidente, en una enfermedad que hace mucho que nos merecíamos, porque no escuchábamos, porque no queríamos escuchar Su voz de aviso. Los israelíes no podían tener temor de Elohím porque no habían visto a Elohím castigar a los egipcios, por lo que ya dejaron de creer en un Elohím que castiga a los enemigos de Israel.

Nos imaginamos que cuando Elohím comenzó a hacer milagros en la salida de Mitzráim, los israelíes comenzaron a creer de nuevo en un Elohím que castiga y que premia, y el temor comenzó a surgir de nuevo entre el pueblo, pero no lo suficiente como para que Moshéh encontrara hombres que lo tuvieran.  El Rúaj Ir´át ADONÁI es hoy en día más necesario que nunca: Elohím necesita esclavos que le teman, no empleados a sueldo que se rían de El a sus “espaldas”, como El fuese sordo y ciego a todo lo que hacen y dicen.

“Hombres que caminen en la verdad”

La verdad  no es fácil; es muchísimo más fácil caminar en el camino ancho de la conveniencia, y decir lo que sea apropiado para el momento, conveniente para ambas partes. Como siempre decimos, hay una verdad interior y una verdad exterior. La verdad interior es la de nuestro carácter verdadero, no la careta que proyectamos para el público que nos mira, sino nuestro verdadero carácter. Este es el que debemos examinar, pedir al RHK que lo presente a nosotros, y cambiarlo, de a poco. Elohím no puede trabajar con hijos que mienten, estafan, roban, y pecan sexualmente con otros hijos/as suyas. El no lo va a permitir, y nosotros tenemos que dejar de engañarnos a nosotros mismos pensando que si lo va a hacer.

La verdad externa es la verdad de lo que creemos, la verdad de la doctrina, la enseñanza en que creemos. Hemos vivido en la mentira y en el engaño de ha satán ya demasiado tiempo, diecinueve siglos para ser exactos. Elohím espera en el poquísimo tiempo que nos queda, que dejemos atrás todos los engaños y que de nuestra parte busquemos la verdad y la sigamos no importa el precio que debamos de pagar por ella.

Los israelíes estaban muy influenciados cuando salieron de Mitzráim con las cosas diarias, el comer todos los días y el sobrevivir, como para preocuparse por “minucias” como la verdad, tanto interna como externa. Nosotros también estamos saliendo de Mizráim, como los israelíes, pero de un Mitzráim de engaño y mentira en que vivimos muchos siglos. Tenemos que pedir hambre y sed de verdad para poder recibirla.

“que odien la avaricia, justos/tzadikím, rectos (en la Toráh)”

Si Elohím tuviese sólo diez hombres en Latinoamérica que “odien la avaricia” y que sean “rectos” ¿qué no haría Elohím con nuestros pobres países, llenos de codicia, engaño y avaricia de dinero y de poder y mente torcida, empeñada en engañar al prójimo? No estoy hablando de hombres comunes, de idólatras. Estoy hablando de hombres de Elohím, que decimos y creemos lo que decimos, que seguimos al Elohím de Israel. Como hemos visto, la Verdad de Elohím no sólo comprende la enseñanza externa, lo que creemos, sino que está fundada, cimentada en la verdad interna, en nuestro carácter y nuestro comportamiento. De nada sirve que tengamos la Verdad externa, la más perfecta enseñanza doctrinal correcta, si robamos a nuestros hermanos mesiánicos, si mentimos, si todo lo que hacemos lo hacemos para sacar una tajada económica. Se ha enfatizado la Verdad externa y minimizado esta, para mal testimonio de los mesiánicos/mesiánicos renovados. Nuestro caminar y nuestra lengua está siendo vigilada por Elohím, de modo que tenemos que pisar fuera de la cama en la mañana con esto en mente. Cómo nos comportamos con nuestro cónyuge, con nuestros hijos, padres, hermanos carnales, con nuestros hermanos de fe es mucho más importante que qué tan correcta es nuestra doctrina. Corrijamos la una sin dejar de crecer en la otra.

“sabios”

En nuestro libro de comentario de “Romanos” titulado “Cómo Entender Romanos y las Escrituras”, explicamos este tema de la sabiduría y qué significa, pero adelantaremos algo aquí, para “matar el hambre” de aquellos que desean saber más. La sabiduría/jajmáh es un Espíritu/Rúaj “especializado” que viene del Rúaj Ha Kódesh de Elohím. Es la capacidad de entender y penetrar en la esencia de las cosas y de las palabras, más allá del estudio frío y mental. La sabiduría se pide y se recibe. El problema de porqué hay tan poca, es sencillamente porque nadie le da mucho valor. Se considera mucho más “valioso” tener un carro nuevo que algo tan “sin importancia” como jajmáh; por lo tanto, el esfuerzo de todo el día se concentra en el carro nuevo, y la jajmáh brilla por su ausencia en los mesiánicos y mesiánicos renovados.

“dotados de percepción interior de las cosas/ navoním”

La diferencia entre un jajám y un navón (el que tiene percepción interior de las cosas) es una cuestión de grado. Cada palabra, cada concepto tiene un significado externo, aparente, y un significado interno, esencia. El navón es el que está dotado por el Rúaj de Elohím para penetrar en la esencia de cada palabra. El ser navón es, además de la enorme contribución de Elohím, una cosa de voluntad. Si aceptamos cualquier explicación de cualquiera sin tratar de conseguir una comprensión propia, jamás vamos a ser navones, sólo mediocres. La ambición espiritual es un factor clave en todas las cosas de Elohím.

En las cuestiones de liderazgo, esto es mucho más importante todavía. ¿Quién nos está mintiendo? ¿La persona que viene a quejarse de su cónyuge o su cónyuge? Sólo el Rúaj ha Kódesh puede decirnos, a los que ya somos navones, no a los que creemos que sabemos todo (con nuestras mentes humanas).

“de buen testimonio”

El buen testimonio se está descuidando más y más entre las congregaciones mesiánicas y es un grave error. Cada uno de nosotros acumula una trayectoria con los años de ministerio, ya sea escribiendo, juzgando, en consejería, en liberación o en lo que Elohím nos coloque para hacer. Y esta acumulación tiene que valer algo a los ojos de los demás, ya sea para bien, si es que hemos actuado bien todo este tiempo, o para mal testimonio, si hemos tenido una serie de “deslices” en una u otra área. El liderazgo responsable tiene que partir de la base de un buen testimonio, no simplemente de habilidades para hacer algo bien. Si algún líder comete una y otra vez cierto error o pecado, pues este error o pecado, si continúa, debe ser tenido en cuenta para que sea considerado un líder hoy en día, o sea descartado, como será descartado por Elohím si no se corrige.

Si usted quiere saber porqué las cosas no funcionan bien en el Mesianismo, vea cuántas personas tienen una o más de las cualidades que Moshéh y su suegro Itró buscaba entre los israelíes y pregúntese cuántas de estas cualidades tienen los líderes que usted conoce. La respuesta es automática: ¡no hay liderazgo bueno porque los líderes no tienen NINGUNA de las cualidades citadas! ¡Ni siquiera el que los nombró a ellos como líderes las tiene!

La base de todo líder es su temor a ADONÁI. Si el principal de su congregación tiene temor de ADONÁI, todo estará bien—al final, porque Elohím lo está guiando. Si él mismo no lo tiene, búsquese otra congregación, créamelo; es lo mejor que puede hacer, porque todo irá de mal en peor, eventualmente.

Visto 96 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.