Bienvenido al sitio de Beit Shalom - Judaísmo Mesiánico Renovado, un lugar donde encontrarás lineas guías y herramientas para el inicio y la continuación de tu crecimiento espiritual logrando una mejor comprensión de los elementos básicos del Judaísmo y muchos otros aspectos que involucra ser Mesianico Renovado.

Viernes, 07 Abril 2017 10:52

PARASHÁH JUKÁT/ESTATUTOS

Escrito por 
Valora este artículo
(9 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 24
JUKÁT/ESTATUTOS

12  DEL MES PRIMERO (NISÁN) DE 5778
8 DEL MES  DE  ABRIL DEL 2017

Lectura de la Toráh: VAIKRÁH/Y Llamó/”Lev.” 1:1-5:26
Lectura de la Haftaráh: Is. 43:21-44:23

Por Julio Dam
Rébe Mesiánico Renovado

Copyright © 2017 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. Los que violen este derecho de autor serán tratados por Elohím. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil en www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

Vaikráh/Y llamó/“Lev.”1:1-2: “Y ADONÁI llamó a Moshéh desde la Tienda del Encuentro y le habló diciendo: “Diles a los hijos de Israel: Cuando alguien de ustedes ofrezca a ADONÁI una ofrenda vacuna, la ofrenda deberá ser de ganado vacuno o de ganado menor./Va ikráh el Moshéh va idabér ADONÁI elaió meóhel moéd leomér: “Dabér el bnéi Israel ve amárta eléihem: “Adám ki iakrív mikém kórbán le ADONÁI min ha behemáh, min ha bakár u min ha tzón takrívu et karbanhém”.

COMENTARIO DE LA PARASHÁH
CÓMO ORAR EFICAZMENTE

El tercer libro de la Toráh, Vaikráh/”Y llamó”, es un libro que habla casi en su totalidad de Mitzvót/Mandamientos. Su propósito principal es regular los sacrificios ofrecidos por los kohaním/sacerdotes en el Mishkán/Tabernáculo y luego en el Templo. El equivalente actual de los sacrificios es la oración, como dice Hoshíah/”Oseas” 14:2 (en la versión en hebreo): “y toma como (si fuesen) becerros las ofrendas de nuestros labios.”

Orar, en nuestra opinión, es el anverso Y el reverso de la revuáh/profecía. En la revuáh, el navíh/profeta escucha la voz de Elohím. En la oración es exactamente al revés: es Elohím el que escucha la voz de nosotros, pero también debemos ser nosotros los que oigamos la voz de Elohím. En otras palabras, la oración eficaz es la que se ha convertido en una conversación a dos voces: nosotros con Elohím (que es la definición corriente) y Elohím con nosotros por medio de tener a Ieshúa dentro de nosotros.

CÓMO ORAR MÁS EFICIENTEMENTE

Debemos hacer lo posible para que nuestra oración diaria sea cada vez más eficiente. Para ello existen varios factores que tenemos que tener en cuenta y ponerlos en práctica.

Primero, tenemos que aislarnos y tomarnos un tiempo TODOS LOS DÍAS para estar en la Presencia de Elohím. El sólo “quiero orar” no es suficiente: es necesario el hacer un vacío en nuestras actividades diarias y el crear un hábito que haga que ese vacío sea llenado TODOS LOS DÍAS, no de vez en cuando y cuando estemos de buen humor para hacerlo. Sin esta determinación, el enemigo tiene suficientes armas para vencernos: el apuro, las obligaciones, los problemas diarios, los ataques de todo tipo, las distracciones, el mal humor, las peleas o desentendimientos con los miembros de nuestra familia, que son todas—en verdad, aunque no las vemos como tales—armas de ha satán para lograr apartarnos de Elohím y de estar con Él todos los días.

La hora más eficiente para orar es en la mañana, antes de salir a hacer nuestro trabajo o empleo, como lo vemos en Mr. 1:35 que hacía Ieshúa: “Ieshúa salió y se fue a un lugar desierto y allí oraba”. La noche es otra opción, pero es más un engaño de ha satán que una verdadera opción, porque venimos cansados, agobiados, nerviosos, sin fuerzas psicológicas para ponernos a orar, y sólo “haremos como si orásemos”, pero en realidad, es sólo una pérdida de tiempo.

Segundo, hay varios factores a tener en cuenta para lograr eficiencia en este hábito, como el aislarse de la computadora y del celular, dos costumbres muy modernas, pero que nos quitan mucho tiempo, tiempo que se le restará a nuestra oración, si es que no nos quitan la oración del todo.

Otro de los factores que hemos visto en las sinagogas mesiánicas a las que nos han invitado a dictar nuestros seminarios, es la necesidad periódica de liberación y/o de sanación del alma, tanto de nosotros mismos como de las habitaciones donde oramos. Necesitamos ser limpios, tanto del alma como del espíritu, y sólo estas dos técnicas nos traerán la solución.

Tercero, también es muy buena costumbre el tener su Biblia, un cuaderno y un bolígrafo en el lugar donde ore. Ya sea que Elohím le hable todos los días, o a veces, o que le diga qué leer (si usted se lo pide en oración), estas son dos de las maneras más eficientes de saber Su voluntad y de tratar de hacerla. Aunque no tenga la costumbre de que Él le hable, el cuaderno le va a servir para estudiar y hacer resúmenes de lo que Elohím le puede revelar en cada pasaje que estudie, especialmente en Shabát, que es cuando tenemos todo el tiempo del mundo—para Él.

Cuarto, debemos comenzar alabando a Elohím, ya sea con alguna canción en hebreo de nuestra sinagoga mesiánica, o que hemos aprendido. Elohím le encanta que lo alabemos, y especialmente que dancemos para Él. No es necesario hacer un curso de danza para poder llevarlo a cabo; sólo es necesario pensar en Él y dedicarle la canción que estamos danzando, no permitiendo que nos distraiga el enemigo con pensamientos ajenos a lo que estamos haciendo.

Quinto, debemos interceder por aquellas personas o situaciones que necesitan un cambio, o sanación, o mejora, ya sea en la salud, en las interrelaciones, o en las situaciones por las que están pasando nuestra familia y las autoridades de nuestra sinagoga mesiánica y los hermanos de ella.

Sexto, debemos pedir por aquellas cosas y personas por las que sabemos que Él desea que oremos, y por las personas y las cosas que necesitamos. Él nos va a dar lo que Él desee darnos, por lo que debemos agradecerle tanto por lo que nos dio como por lo que todavía no nos dio.

Séptimo, debemos pedir a Elohím que sea El Rúaj ha Kódeshel que ore por nosotros, y no nuestro ego, que no sabe lo que debemos, ni lo que deberíamos orar, sino que sólo sabe lo que ¡QUIERE! (¡y para ayer!) El Rúaj debería ser nuestro acompañante diario, no sólo en nuestra oración, sino en todo lo que pensamos, decimos y hacemos.

La tefiláh es un compartir de Ahaváh/amor entre dos amantes, como dice Shir ha Shirím (La Canción mejor de todas los Canciones): ADONÁI y cada uno de nosotros, a través de tener un toque mutuo de corazones. El mejor tipo de matrimonio es el que tiene una buena comunicación, una fluida.

¿Cómo saber cuándo le tocamos el corazón a ADONÁI? Cuando comenzamos a tener un ósher/gozo y un shalóm/paz en nuestro corazón que no tiene causa aparente. Claro que es mejor que sea ADONÁI mismo quien nos lo diga así.

Existe otra concepción de la tefiláh/oración que parte del punto de partida que la tefiláh es una creación, a través del Poder de Creación de Elohím. Es una transacción de creación, donde nosotros pedimos una creación de Elohím, y Él nos otorga esa creación como contestación a nuestra oración.

Este concepto se origina en el hecho de que Elohím creó el Universo con la Palabra hablada/Davár, y que Ieshúa mismo fue y es el Davár de ADONÁI hecho carne y hueso. En otras palabras, el davár como creación Divina. De acuerdo a esta concepción, la tefiláh es el pedido de transferencia del poder de Creación y de cambio, de nosotros a Elohím, para que Elohím, el Elohím que crea con la Palabra/Davár, cree para nosotros a través de nuestra davár de pedido de ayuda.

Mas, para que nuestra tefiláh alcance estos niveles, debemos primero cuidar el jardín de nuestro corazón. Nuestro corazón es un gán/jardín, que puede estar con el pasto descuidado, pisado, roto, y la tierra sucia y pisada, o lleno de flores, aromas, y la tierra regada y plantada, bien cuidada. El cuidar este corazón bien regado se logra a través de una constante teshuváh/retorno a ADONÁI (de la palabra “shúv”=retorno).

La teshuváh debería ser un patrón periódico en nuestra tefiláh diaria, aunque la mayoría de las veces no lo es. Algunos ni siquiera saben a qué nos referimos, no por falta de voluntad, sino por falta de enseñanza.

Fuera del mundo de lo hablado, existe un universo de lo no expresado, no dicho, que comprende muchísimas palabras, conceptos, juicios, que jamás hemos dicho, por distintos motivos, a nadie en nuestra familia siquiera, y que el creador del Psicoanálisis, el judío Sigmund Freud llamó “Unbewussten” y que se ha mal traducido como “inconsciente” y que se debería traducir mejor como: “de lo que no se quiere pensar”. Este Universo no hablado es mucho más grande que todo lo que hemos dicho y sin embargo, forma parte de nuestra psiquis, de nuestro yo.

Elohím, en su deseo de ser amigos nuestros, está más que dispuesto a revelarnos qué hay en nuestro “no hablado universo”, “de lo que no se quiere pensar”. Muchas cosas, si no todas, son enfermizas en él, y debemos desembarazarnos de ello, pero con la ayuda de Elohím. Sospecho que nuestro “de lo que no se quiere pensar”, es muchísimo más voluminoso que nuestro yo hablado, lo que los demás conocen de nosotros, y allí radica el peligro. Somos una isla de Pascua, que es nuestro consciente, lo que somos, sabemos y ansiamos ser, rodeados de un Océano Pacífico que es el “de lo que no se quiere pensar”, el Unbewussten.  

Sin ella, es imposible saber qué existe en nuestro “de lo que no se quiere pensar”, que debemos sacar. Este tipo de revelación, además, mejoraría nuestra relación con Elohím, ya que sería una persona mucho más sana el que estaría conversando con Elohím y no nuestro yo enfermo, cargado con un universo “no hablado” tan grande como el que cargamos. Un consejo práctico es tener un cuaderno con bolígrafo preparado para apuntar las revelaciones y los sueños que tenemos y preguntar a Elohím que hay de descartable en todo esto, para sanar nuestra psiquis y qué significado tienen.

El perdón diario es como el barrer nuestra casa: ¿qué clase de ama de casa es la que no barre su casa todos los días o la hace barrer por su doméstica? Pronto la basura y el polvo se acumularán y la casa se asemejará más a un basural que a una hermosa casa. Igual es con nuestro corazón. Debemos barrer, tanto psíquica como espiritualmente nuestra casa todos los días, aunque sea unos minutos, para saber la basura tanto de nuestra mente como de nuestro espíritu, porque todos los días, casi, hay basura que se acumula: personas que nos ofenden, persiguen, hablan mal, maldicen, oran en contra nuestra, o sencillamente nos insultan sin querer. Pero todo esto ensucia nuestra casa emocional y espiritual y hay que barrerla. Una frase muy común en nuestra casa es: “Voy a limpiar el dormitorio o la sinagoga”. No le estoy diciendo a mi esposa que voy a barrerlo con una escoba, porque jamás lo hice. Le estoy diciendo que voy a “limpiarlo” espiritualmente de las docenas de cosas que ha satán se encarga de enviar, para ver qué daño puede hacernos esta vez.

El mejor limpiador es el perdón periódico y esto es un hábito, no una cosa que se nos ocurre un día y nunca más lo practicamos. Debe ser tan común como—barrer la casa.

También debemos humillarnos delante de ADONÁI, el Rey de Reyes y Señor de Señores, como se humilla un súbdito delante de su Rey. El orar con la cabeza en el piso es la mejor posición posible, ya que demuestra quien está delante de Quien, y con qué actitud en su corazón y en su cuerpo. Hemos visto la reacción de algunas personas que de NINGUNA MANERA quisieron arrodillarse, y eso es un claro signo externo de lo que está adentro, en el corazón.

Otro paso en nuestra oración es “examinar nuestros caminos.” ¿Qué clase de vida espiritual y emocional estamos llevando? ¿Estamos orando todos los días? ¿Tenemos nuestro corazón limpio?

LA MEJOR CLASE DE ORACION ES LA QUE ELOHÍM NOS DA ÉL MISMO PARA ORAR, no la que nosotros inventamos por nuestra cuenta. Esa es la oración eficaz: la que Elohím mismo nos da para que digamos. Si Él nos dice que lo pidamos es porque Él la va a contestar. Este es el mejor tipo de oración posible. Claro que esto es posible sólo para el que escucha la Voz de Elohím.

Para que nuestra oración sea contestada, que es el propósito de todo aquel que ora, primero debemos limpiar nuestro corazón de toda falta de perdón, de todo rencor, odio, envidia, y todo sentimiento negativo. Si tenemos algunos de estos, nuestra oración es muy probable que jamás sea contestada, y después nos quejamos de que “Elohím no me escucha”. Limpia tu corazón, y serás escuchado.

El evitar en lo posible el pecar, a sabiendas, es otra manera en que nuestra oración será escuchada. Muchos nos hemos acostumbrado tanto a cierto pecado, que ya forma parte de nuestro carácter, y creemos que porque nosotros nos acostumbramos a él, Elohím también se acostumbrará. Arrepintámonos de él, y entreguémoslo a Él, y nuestro corazón brillará.

Hay oraciones que no son contestadas (aunque todas son escuchadas) porque nosotros, a sabiendas o no, no cumplimos con nuestras obligaciones. El dar limosnas/tzedakáh es una obligación importante. No necesariamente tiene que ser de dinero; puede ser en víveres, o en pequeñas cantidades de comida preparada para los pobres, especialmente para los que tocan el timbre de nuestra casa, que son enviados por Elohím. Esto trae bendición para nuestros hogares, que en el judaísmo es una costumbre.

El conjunto de todas estas técnicas trae una oración que es eficiente a largo plazo.       

El lunes 10 de Abril desde la caída del sol, hasta el lunes 17 de Abril a la caída del sol, fueron Rósh ha Shanáh/Año Nuevo, 1º del mes Primero, según la Toráh.

Visto 216 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.