Bienvenido al sitio de Beit Shalom - Judaísmo Mesiánico Renovado, un lugar donde encontrarás lineas guías y herramientas para el inicio y la continuación de tu crecimiento espiritual logrando una mejor comprensión de los elementos básicos del Judaísmo y muchos otros aspectos que involucra ser Mesianico Renovado.

Viernes, 14 Octubre 2016 05:33

PARASHÁH AZÍNU/PRESTA ATENCIÓN

Escrito por 
Valora este artículo
(11 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 53
AZÍNU/PRESTA ATENCIÓN

13 del mes septimo del año 5777
15 de octubre del 2016

Parasháh: DVARÍM/Asuntos/”Dt.” 32:1-52
Haftaráh: Ieshaiáhu/2ª S. 22:1-51

Por Julio Dam
Rébe Mesiánico Renovado

Copyright © 2016 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. Los que violen este derecho de autor serán tratados por Elohím. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil en www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

Dvarím/Palabras/”Dt.” 32:1-2: “Haazínu/Escuchen los Cielos y hablaré y que atienda la tierra los dichos de mi boca. Y mi enseñanza descenderá como lluvia, como rocío fluirá mi mashál/comparación/ ”parábola”, como tormenta sobre la vegetación y como gotas de lluvia sobre los pastizales”.

COMENTARIO DE LA PARASHÁH
HAAZÍNU/PRESTEN  OÍDO (LOS CIELOS)

A primera vista, el discurso de Moshéh aparece como algo metafórico. Después de todo, ¿quién comienza un discurso dirigiéndose a “los Cielos y la Tierra”? Sin embargo, no hay nada metafórico en este discurso de Moshéh. Por el contrario, es un discurso espiritual, dirigido a los tres Universos creados por Elohím: el Universo físico (el visible), el primer Cielo; el Universo fuera de nuestro planeta, poblado por galaxias, el segundo Cielo; y el Universo espiritual, el Tercer Cielo, donde vive Elohím, Su Ejército celestial demalajím/”ángeles” y las almas de los muertos salvos, que incluye el Gán Éden (Paraíso), el lugar temporal para los salvos antes del juicio final y que también incluye elSheól, para los no salvos. Existe una mención obscura de la existencia de estos cielos en 2ª Co. 12:2: “Conozco un hombre en Mashíaj que hace catorce años—si en cuerpo no lo sé, o fuera de su cuerpo no lo sé, solo Elohím sabe, fue arrebatado al tercer Cielo”.

Elohím, como todos sabemos, creó los tres Universos con Su Palabra/Davár, quien es Ieshúa.  Estos tres Universos son un reflejo de Su propio Ser, hecho en Tres Dimensiones; también creó al ben Adám/hombre en tres dimensiones: espíritu, alma y cuerpo y creó a las naciones en las mismas tres dimensiones: Israel, la esposa de Elohím tiene un cuerpo, que es la tierra de Israel, un alma que es el Pueblo Judío, y un espíritu, que son los judíos mesiánicos del Siglo I y los del Siglo XX y XXI. Aun en el judaísmo rabínico se conoce la existencia de “un alma colectiva” (“neshimót”), que llaman “Knéset Israel/la Congregación de Israel”, lo cual sólo confirma esta revelación nuestra.

La pregunta que surge es: ¿Por qué hizo Moshéh esta oración a los “Shamáim”, (una palabra que ya está en plural en el origen)? Como decíamos, porque le estaba hablando a los tres Shamáim/Cielos. Esta oración fue para que los tres Shamáim sean testigos, junto con las tres “artzót/tierras” de los tres (de cinco) pactos/britque Elohím hizo con Israel: el primer pacto fue con la tierra de Israel, el pacto de Avrahám; el segundo pacto fue con el segundo componente de la mujer colectiva llamada Israel, con el alma/mente de Israel; y el tercer pacto, el “Pacto Renovado” de Irmiáhu 31:31-37 (que NO es el P.R.) fue hecho con “el linaje (“Casa”) de Israel y el linaje de Iehudáh” e incluye tanto a los judíos por sangre que conocen al Mashíaj Ieshúa como a los ex-góim/idólatras, que al conocer y recibir como Mashíaj a Ieshúa pasan a ser “judíos por fe”, como lo dicen seis versículos, entre ellos Fil. 3:3. Así, los tres Shamáim y las tres artzót se constituyen en “testigos.” de los tres Pactos, cada uno hecho con una de las tres Dimensiones de la mujer colectiva Israel.

Estos tres pactos nos hablan de lo Eterno de los Pactos: Fueron hechos hace casi cuatro mil años y todavía siguen en pie, como dice Irmiáhu 31:37: “Si dejaran de existir los cielos y la tierra... entonces no habrá más pacto entre Mi e Israel”; en otras palabras, NUNCA van a dejar de ser; ¡NUNCA van a estar no vigentes!

Estos tres pactos nos hablan también de las tres Partes del Tanáj. La palabra “Tanáj” es un acróstico de las tres Partes de las Escrituras Judías: la Toráh; los Neviím y los Ketuvím/Escritos (la letra hebrea “kúf” (k) connekudáh/punto se pronuncia “k” y sin nekudáh se pronuncia “j”, de allí es la pronunciación “Tanáj”). La Toráh (los cinco primeros libros del Tanáj) son alimento y guía para el cuerpo; los Neviím son alimento para nuestro rúaj y los Ketuvím, alimento para nuestra mente. ¿Por qué decimos esto? Primero, porque existen patrones en el Tanáj y el patrón de tres es uno de ellos, que está allí por las tres Dimensiones de Elohím, lo que ha traído que El haya dejado este patrón y otros de los cuales ya hemos hablado en las parashót, para que lo investiguemos en Su Tanáj. En la Toráh, por ejemplo, están todos o la mayoría de los mandamientos/Mitzvót: “No tendrás dioses ajenos; no robarás; no asesinarás... ” etc. ¿Con qué se hace cada cosa de estas? Con nuestro cuerpo, en última instancia, y la palabra “hace” de la pregunta ya lo dice todo. La Toráh nos hace libres. Pero, ¿libres de qué? Del iétzer ha ráh/de la inclinación al mal, al principio, y cuando el iétzer ha ráhya ha conquistado nuestro cuerpo y el ejército de ha satán se apropia de esa conquista, somos libres de ellos también. (Esta es la “libertad en Mashíaj” de que habla el P.R.: No es que estamos “libres” PARA pecar o para hacer nuestro antojo o para no cumplir el mandamiento que no nos guste, sino que estamos libres DEL maligno y deliétzer ha ráh en nuestro cuerpo. Para eso está la Toráh.)

¿Por qué decimos que los Neviím/Profetas son alimento para nuestro rúaj? Porque nos muestran y nos guían a aquellos que tenemos la matanáh/regalo de la profecía, cómo la manejaban los neviím de aquel tiempo y qué cosas espirituales podemos aprender de ellos y hasta qué nos espera en el futuro, como el libro de Revelación (en una buena traducción mesiánica) nos quiere anticipar del futuro. Un libro como los Tehilím, por ejemplo, oMishléi/Comparaciones/”Proverbios” nos enseña muchísimo para nuestra mente y alma.

Estos tres pactos también nos hablan del Mashíaj y de Su movimiento, el Judaísmo Mesiánico Renovado del Siglo I (JMR) y el Judaísmo Mesiánico (JM) del Siglo XX y XXI, y dónde debemos llegar y dónde todavía no hemos llegado (comparando el JMR I con el JM de nuestros días). Nos dicen que Elohím ya planeó el colocar la tierra de Israel donde está, para que el alma, los judíos, la habiten, y luego los judíos por fe, su espíritu, para que éste sea guiado por Ieshúa dentro de ellos, que es lo que pasará en el Reinado del Mashíaj durante el Milenio, dentro de muy pocos años más. Los tres Universos tienen elementos “mesiánicos” que aportar a los tres pactos en su aspecto práctico, actual, por medio de la revelación. Por ejemplo, ¿cómo va a tener lugar este reinado, cómo va a funcionar en la práctica? Elohím desea revelarnos estos secretos, para aquellos que desean saberlo, y que son, precisamente, los que van a reinar en este tiempo.

Estos tres pactos nos hablan del Judaísmo Escritural y de sus ocho valores como mínimo, como los nombra Ro. 9:4: los pactos precisamente, la adoración (con música judía), etcétera. El Judaísmo es la base de las leyes universales. No habría habido “Carta Magna” en Inglaterra ni “Constitución de los EE.UU.”, ni “Declaración de los Derechos Humanos” en las NN.UU. sin las leyes de la Toráh, aunque esto sea ignorado a propósito por la gran mayoría de la humanidad. El famoso “Derecho Romano” en el cual se basan prácticamente todos los libros de derecho de Europa y Latinoamérica, no salió de la cabeza de los romanos, que sólo eran una soldadesca brutal que era “el brazo armado” de un imperio más brutal y sanguinario aún liderado por un monstruoso “dios hombre”. La verdadera y bien disimulada base del Derecho Romano está en la Toráh, que fue promulgada dos mil años antes que éste.

Así, la canción/shír de Haazínu de Moshéh en Dvarím 32, es una declaración de la importancia como protagonistas de la historia que tiene el Pueblo Judío y de la importancia que dentro de éste, tienen los tres pactos. Elohím le regaló a la humanidad al Pueblo Judío para que aprendiésemos de ellos lo que es tenerlo a Él como Único Elohím. La Historia, entonces, es “His-story” (en inglés significa: “Su (la de Elohím) historia”, no la historia de éste o aquél imperio de los 20-30 grandes civilizaciones que han pasado por el escenario de la historia del mundo, según el historiador judío-norteamericano Max Diamant.

Con esta perspectiva de los tres Shamáim, podemos entender mejor lo que jatáh/pecado significa. Podemos pecar en cada uno de los tres Universos: en el Universo mental, en el físico (el más bajo de los tres) o en el Espiritual. El pecado más ruin es pecar con el cuerpo, ya que estamos pecando en el nivel más bajo posible. Esto es contentarnos, satisfacernos con lo más bajo en los tres Universos. Este satisfacerse trae como consecuencia una atadura a estos niveles más bajos de la existencia, en una espiral descendiente, que nos lleva cada vez más abajo, descendiendo ya de la superficie del Universo físico, al infierno más profundo. Lo que era una mera telaraña de tentación, con el tiempo y el darnos el gusto de satisfacernos, se convierte en una cadena de hierro negra de pecado y de adicción, que la mayor de las veces ya no tiene regreso. Ha satán se encarga de esta última parte, aunque la primera parte, nuestras tentaciones, son parte del libre albedrío que Elohím nos ha dejado.

El arrepentimiento, que es el tema de estos días “terribles” es el reconocer esta satisfacción de nuestro yo y el tener vergüenza delante de Elohím, la suficiente para hacer algo y parar de pecar.

La otra cara de la moneda es el perdón de Elohím, que ve nuestro corazón y nuestra sinceridad (si de veras la hay) y nos perdona. Hablando de perdón, cuando Moshéh trató de “negociar” la vida y la salvación de su pueblo, que estaba en peligro por los pecados de Israel, presentó varios argumentos a Hashém, pero uno sólo fue el decisivo: lo que en el Judaísmo se conoce como “Kidúsh ha Shem”/la Santificación del Nombre (Santo) de Elohím. Fue por Kidúsh ha Shem que ADONÁI aceptó perdonar a Israel, para que los enemigos de Israel no puedan decir que Israel no fue ayudado por su Elohím cuando ellos lo necesitaban.

Los dos juntos, nuestro arrepentimiento y el perdón de Elohím nos llevan a la teshuváh, al volver a Elohím, que es el portón/sháar de entrada a la espiral ascendenteque nos conduce a Su Presencia. De allí en adelante, sólo podemos subir.

En el Judaísmo Mesiánico tenemos la misma disyuntiva y quizás el mismo “remedio” a la mano que el Judaísmo Escritural de la época de Moshéh: el apelar alKidúsh ha Shem para ser perdonados de nuestros muchos (aunque todavía “frescos”) pecados. La venida delMashíaj Ieshúa está en los portones/shaarím de la historia, pero somos nosotros que no estamos preparados para ser Su Kaláh/Novia vestida de blanco. Nuestros vestidos no son blancos. Tenemos “manchas y arrugas”, como lo llama el P.R. Como Moshéh, tenemos que clamar a los Shamáim para que nos ayuden a cambiar el color de nuestro vestido, de rojo a blanco; y “planchar” nuestras arrugas con Su Rúaj ha Kódesh y nuestra obediencia, que es lo único que va a ayudar a alisar nuestros pecados y sacar nuestras manchas. ¡Que Elohím nos ayude!

Visto 679 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.