Imprimir esta página
Viernes, 25 Septiembre 2015 08:03

PARASHÁH HA'AZÍNU / ESCUCHEN

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 53
HA'AZÍNU / ESCUCHEN

13 DEL MES SÉPTIMO DEL 5776
26 DE SEPTIEMRE DEL 2015

Lectura de la Toráh: Dvarím/Palabras 32:1-52
Lectura de la Haftaráh: Shmuél 22:1-51

Por Julio Dam
Rébe Mesiánico Renovado

Copyright 2015 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. Los que violen este derecho de autor serán tratados por Elohím. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil en www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

COMENTARIO DE LA PARASHÁH
TIEMPO DE HACER JESHBÓN HA NÉFESH / CONTABILIDAD PARA NUESTRA ALMA

Esta parasháh tiene una muy importante lección para nosotros, como todas las enseñanzas en la Toráh, que, justamente, significa “enseñanza” y no principalmente “ley,” como se enseña.

Hay algo muy irónico en esta parasháh, si lo pensamos un poco. El pueblo de Israel estaba siempre quejándose de Elohím y de Su enviado, Moshéh, por esto o por aquellos. Pero, cuando Elohím decide llevarse a Moshéh, ¡allí se acordaron de él y le rogaron a Elohím que no se lo llevara!

Creo que todos somos como el Pueblo de Israel: No hacemos nada hasta que ya es demasiado tarde. Nos ponemos a hacer régimen cuando ya estamos enfermos; comenzamos a hacer gimnasia, cuando ya estamos comenzando a estar demasiado obesos; no hacemos nada con nuestros hijos hasta que ya están fuera de control, etcétera. Es parte de la naturaleza humana. Negamos que tengamos un problema, hasta que ya es tarde para hacer algo. Estamos en una negación constante, por lo menos, algunos de nosotros, cuyo carácter nos acompaña para negar.

Elohím nos dejó un “medicamento” para esta negación y para esta tendencia a dejar para mañana lo que debemos corregir, especialmente en nosotros (¡para corregir a los demás no estamos casi nunca en negación, sino que, al contrario, somos muy “positivos” en ese sentido!)

Este remedio se llama “Jeshbón ha néfesh/Llevar la Contabilidad del alma”. Con este “medicamento” mental y luego espiritual, podemos desembarazarnos de cualquier problema potencial o real que tengamos y que nos puede causar problemas o verdaderas catástrofes en el futuro, si lo dejamos sin arreglar.

CÓMO HACER TESHUVÁH

Existe una manera de hacer teshuváh. Primero, debemos confesar nuestro pecado, de rodillas, a Elohím, “be shém Ieshúa ha Mashíaj”/Con/En el Nombre de Ieshúa ha Mashíaj”. (No a los hombres, que lo usarán para acusarnos). El ve cada pensamiento, que es transparente a Sus ojos, mientras que, nosotros, como Adám o como Iónah/”Jonás”, creemos que podemos escondernos de El. (Lo de “¿Dónde estás, Adám?” que dice en Be Reshít/En el Principio/”Gn.” es sólo parte del sentido del humor de Elohím. ¿El no sabía donde estaba el único ser viviente en ese momento? Sólo le dijo eso, porque Adám creyó que podía esconderse de Elohím, y en su sentido del humor, Elohím le siguió el juego.)

Segundo, se debe renunciar a la conducta equivocada. No sólo arrepentirnos teóricamente de cometer el pecado, sino en los hechos. Alguien dijo una frase muy buena: “No prestes atención a lo que dice, sino que mira lo que hace”. En el judaísmo, al contrario del cristianismo,lo que se hace, no lo que se dice ni en lo que se cree, es lo que importa. Nadie parece haberle hecho caso al Rabí Shául, que en Romanos 2:13 dijo: “Porque no son los oidores de la Toráh los tzadikím/justos ante Elohím, sino que los que cumplen la Toráh serán halladostzadikím/justos”.

Tercero, se debe trabajar en nuestra mente y en nuestra voluntad, que es donde se originan realmente los deseos de pecar. El pecado tiene una raíz, que debemos investigar. Mas no debemos olvidar que todo pecado tiene una razón, muchas veces oculta, psicológica, que debemos sacar a luz para que la sanación realmente se efectúe. No es suficiente que uno se repita: “no voy a hacer eso otra vez” una y otra vez. Debemos ir a la raíz psicológica y muchas veces espiritual de porqué pecamos en esa área y nuestro hermano en la carne, criado en la misma casa, no lo hace. Si pedimos revelación a Elohím, El nos la dará y encontraremos la raíz psicológica o espiritual de nuestro deseo de pecar, con lo que lo cortaremos de raíz.

Cuarto, debemos arrepentirnos de nuestros pecados antiguos. No es suficiente que Ieshúa ya los haya cubierto con Su sangre, sino que debemos tener arrepentimiento por ellos, no nostalgia por “los viejos tiempos”, como muchos hacemos. Todo esto significa un esfuerzo determinado, constante, para salir de la espiral de pecado.

¿Cuándo hacer esto? Estos diez “días terribles”/Iamím ha Noraímson especiales para hacer todo esto.

¿QUÉ DEBEMOS TOMAR EN CUENTA PARA HACER TESHUVÁH?

            Bamidbar/En tierra de Pastizales/”Num”.5:6-7: “Cuando un hombre o una mujer cometa cualquier pecado contra su prójimo obrando engañosamente contra el Eterno, confesará su pecado y restituirá el valor del daño agregándole un quinto, a favor de la víctima”.

1. Hay una cantidad posible de transgresiones por las que debemos pedir perdón: Traición: traicionamos al Santo, Bendito Sea. El pues, a pesar de que nos dio todo lo que necesitábamos para seguir viviendo. Nosotros no le devolvimos nada a cambio del bien que recibimos, y también traicionamos a nuestros compañeros y amigos. 2. Robo: tomamos cosas sin pedir permiso o sin pagar por su valor. Robamos a Elohím sin pagar nuestros diezmos correctamente ya que es lo que a El le corresponde. 3. Hablamos con maldad: hablamos falsamente y con doble sentido como si tuviéramos una boca junto a los labios y otra junto al corazón. Hablamos en forma no clara--causando malentendidos entre las personas. Hablamos cosas sin sentido, mal de nuestros compañeros, autoridades gubernamentales, espirituales causando daños fisicos. Emocionales o materiales. Mentimos, engañamos, hablamos de cosas prohibidas y usamos vocabulario obceno en nuestra conversación diaria. 4. Hacemos lo que era recto en deforme. Deformamos las situaciones con nuestros compañeros, familiares, autoridades. 5. Provocamos a otros a que sean malvados. 6. Pecamos con intención. 7. No apropiamos de algo en forma incorrecta. 8. Nos juntamos con la mentira. Nos relacionamos con gente malvada, con mentirosos y engañadores y blasfemadores de Elohím o delincuentes. El hecho de juntarse con esa clase de personas es un pecado, por la mala influencia que podemos recibir de ellos. 9. Dimos malos consejos. 10. Mentimos con o sin necesidad. 11. Provocamos a Elohím. Mediante nuestros pecados hemos provocado  Su enojo. 12. Nos desviamos y nos apartamos del camino de Elohím al no cumplir su voluntad. 13. Hicimos cosas malas para satisfacer nuestros deseos. 14. Endurecimos nuestra nuca. Fuimos tercos a pesar de que entendimos que somos castigados por Elohím por haber transgredido Su palabra, no nos arrepentimos y quisimos entender que todo fue “por casualidad” o porque “ha satán me hizo hacerlo”. 15. Hemos hecho acciones por las cuales somos considerados malvados, ej. golpeamos a nuestro compañero/amigo, robamos públicamente, o en oculto. 16. Nos hemos corrompido. Hemos sido corruptos a través de idolatría y todo lo relacionado con relaciones prohibidas o acciones inmorales. Hemos cometido pecados sexuales (ya sea con el pensamiento, la boca, o nuestro cuerpo). Nos enojamos y nos privamos de hacer caridad (tzedakáh). 17. Hemos hecho cosas que nos hicieron abominables. Cometimos abominación, idolatría, comimos cosas prohibidas (no kashér, como cerdo, morcillas, mariscos). 18. Nos descarriamos del camino. 19. Provocamos que Elohím nos haya abandonado a causa de nuestros pecados.

Todos estos puntos nos dirán cómo está nuestro corazón y nuestra vida de modo que podamos tener un arrepentimiento sincero delante de Elohím.

Además de estos puntos tenemos que meditar también sobre:

I.    Cómo está mi actitud interna con relación a mi amigo/compañero: 1. Tengo paz independientemente de cómo él se comporta conmigo. 2. Reacciono con humildad, soportando, aceptando y tratando de entender a la otra persona. 3. He aprendido a bendecir, a soportar sin amargarme cuando recibo ofensas de los demás.

II.    Mi actitud externa para con relación a mi amigo/compañero: 1. Pueden reconocer por mi comportamiento que mi vida está dirigida por Elohím. 2. He extendido mi mano en ayuda espiritual o material a aquellas personas que no me son gratas. 3. Hoy hice  algo bueno demostrando mi amor al necesitado. 4. Honro a mi padre y a mi madre, a mis autoridades espirituales recordando que ellos han sido puesto por el Elohím a quien sigo. 5. Tengo orden en mi vida. 6. Doy mi diezmo del tiempo a Elohím en oración y en estar en su presencia.

III.    En cuanto a mis pensamientos. 1. Qué clase de pensamientos tengo con relación a los que me rodean. 2. Mis pensamientos giran alrededor de mi persona o de los demás. 3. Escucho habladurías (chismes) y hago lo mismo. 4. Es un patrón en mi vida el estar enojado, amargado con las personas que han sido injustas conmigo. 5. Pongo cada pensamiento impuro bajo los pies de Ieshúa. 6. Es un punto importante en mi vida el buscar santificar mis pensamientos, mis actitudes con relación a las demás personas. 7. Hablo duramente de mi prójimo. 8. Sirve mi boca a Elohím a a mis intereses o a los intereses de enemigo.

Estos y otros puntos son importantes ponerlos en claro delante de Elohím, y pedir que, con respecto a cada una de estas situaciones aquí planteadas nos dé Elohím el deseo en nuestro corazón de ver la verdad en nuestras vidas de modo que podamos reconocer donde estamos pecando y así volver a Elohím. El tiene ese deseo en Su corazón que volvamos y que lo hagamos con un corazón limpio, perdonado y sano.

Nuestra oración debería ser  la Tehiláh 139:23-24:

“ESCUDRÍÑAME Elohím y CONOCE mi corazón, PRUÉBAME Y  AVERIGUA mis pensamientos, y MIRA si hay en mi camino malo, y CONDÚCEME por el camino eterno”.

¡QUE EL ELOHÍM DE ISRAEL NOS DÉ LA SABIDURIA NECESARIA PARA VOLVER A ÉL CON UN VERDADERO ARREPENTIMIENTO, DE CORAZÓN Y NO DE PALABRA!


FECHA DE FESTIVIDADES

  • Pésaj: 15 de Nisán/Avív: 4 de abril 2015
  • Jag ha Matzót: 15-21 de Nisán/Avív 5776: 4-10 de abril 2015
  • Cuenta del Ómer desde el 16 de  Nisán/Avív al 6 de Siván 5776: desde el 5 de abril al 24 de mayo 2015
  • Shavuót: 6 de Siván 5776: 24 de mayo 2015
  • Ióm Teruáh: 1 de Tishri 5776: del 13 al 14 de setiembre 2015
  • Ióm ha Kipurím: 10 de Tishri 5776: del 22 al 23 de setiembre 2015
  • Sukót: 15-21 de Tishri 5776: del 27 al 28 de setiembre al 4 de octubre 2015
  • Shminí Atzéret: 22 de Tishri 5776: 5 de octubre 2015

 


¿Quiere saber cómo conseguir mayor amplitud espiritual? ¿Le gustaría conocer la VERDAD acerca del Pacto Renovado? ¿Quiere entender el significado de ser Judío Mesianico? Quizá quiere ser mejor padre/madre, mejor esposo/a, alcanzar el éxito financiero, encontrar paz y órden en su vida. Abajo encontrará un conjunto de libros escritos para orientarle a donde quiera llegar bajo el talít de Adonai directamente de Elohím para usted.

 PACTO RENOVADO DE ESTUDIO CON COMENTARIOS DE LAS RAICES HEBREAS

PactoRenovado mouseover d9d42


COMO SER AMIGO DE ELOHIM

amigodeelohim mouseover 0f6a5


VOLVIENDO A LAS RAICES

Volviendo-a-las-raices mouseover 4d959


CONTESTANDO PREGUNTAS SOBRE MESIANISMO

contestando click 82ec1

 

Visto 1587 veces
Julio Dam

Lo último de Julio Dam