Fragmentos del Pacto Renovado

5:20: Para entender los diferentes niveles de nuestra “fe/emunáh”, que hemos traducido de acuerdo al nivel de que se está hablando, debemos entender, como bien lo enseñó el polaco-norteamericano Alfred Korzybski1933, el des-cubridor de la Semántica General, que las palabras son estáticas y por lo tanto, imprecisas. Nuestra fe/emunáh (y casi todos nuestros pensamientos y sentimientos y aún las personas mismas) crecen (o disminuyen) constantemente, en movimientos de a tres (triádicos) en forma de conos dobles () dentro de lo que nosotros denominamos “la Arquitectura del Pensamiento de Elohím” (APE): desde una leve esperanza (fe1), pasando por una certeza (fe3) y por una confiada obediencia (fe9), hasta llegar a ser esclavos espirituales de Elohím (fe18), como dice Ro. 1:1 (bien traducido), con diferentes bajones y/o pasos hacia atrás, como todo movimiento o proceso bien comprendido y bien descrito, es decir, dialéctico. Hay por lo menos dieciocho niveles de Emunáh/Fe. Desde una leve esperanza mental; fe1: Esperanza cumplida, repetidas veces, lo cual lleva a la confianza f3. Más adelante está f9: Confiada obediencia; hasta terminar en f18: Creer es ver y gozarse en Elohím y sentirlo al lado nuestro. Estos niveles dependen del crecimiento y de la madurez de cada uno. En nuestra traducción hemos escrito (“fe1”) (“fe2”) para hacerlo más claro, aunque nos estamos refiriendo a la emunáh, con los significados expuestos aquí. Además de los niveles verticales (niveles de intensión, profundidad), hay niveles horizontales en casi cada palabra existente. Por ejemplo, Julio1980, en en año anterior al que conocí a Ieshúa, era una persona diferente al Julio1981, (en el año en que conocí a Ieshúa); tampoco fui igual que el Julio1984 cuando ya estaba más crecido, ni igual al Julio1987 cuando comenzé, por órdenes de Elohím, a dirigir una congregación. A su vez, este Julio1987 no era igual al Julio2009 de ahora, y así sucesivamente. Estos son los niveles horizontales, que también se pueden comparar con Juan1980 y con Juan2009. En el Tanáj, curiosamente, la palabra “emunáh” aparece sólo dos veces, en “Dt.” 23:20 y en Havakúk 2:4; pero hay tres palabras en el Tanáj que cubren el concepto de “confianza/bitajón”, aparecen alrededor de ciento veinte veces allí, como “batáj” (N.S. 0982) como en (2ª R. 28:20), la palabra más usada entre las siguientes: (“jasáh” 2ª S. 22:3); “amán” (Ióv. 15:15 e Míjah 7:5); e “iajál” (Is. 51:5). Además, existe un significado que surge de las letras en hebreo, que poseen un significado individual, independiente de la palabra que están formando. La palabra Emunáh (hnvma) significa, si tomamos cada letra por separado en su significado pictórico: “La fuerza unificadora de Elohím que nos perfecciona y completa (nuestro tercio dormido, nuestro rúaj), nos conecta con Él y permite que Elohím se exprese a través nuestro”. La palabra “fe” aparece doscientos treinta veces en el Pacto Renovado: desde Mt. 6:30 hasta Rev. 14:12, con variados significados. En Rev. 14:12 se podría traducir mejor como “devoción”, mientras que en Mt. 6:30 como “confianza (en Elohím)”. Lo que decimos de “emunáh” se puede decir de cualquiera de las palabras del hebreo y del castellano en esta traducción mesiánica renovada, ya que es lo estático del lenguaje el problema, y no sólo el problema de una sola palabra, sino del lenguaje que usamos, que no tiene en cuenta estos niveles ni estas diferencias entre lo que somos hoy y lo que éramos hace veinte o treinta años. Escribió el Rev. Wurmbrand, ya difunto y mártir durante doce años de Gog y judío de sangre: “Ningún ser creado es algo que pueda ser expresado sólo por un sustantivo, porque cambia, se mueve, vive en la historia…todo vive en un continuo cambio. Uno no puede aplicar la categoría de “es” en el sentido limitado de tener un estado fijo respecto a la creación, y aún menos al Creador. Cuando uno dice ‘Dios es’, uno ha dicho demasiado poco sobre Él. Dios sucede…Cuando uno se pregunta: ‘¿Quién es Dios?’ miles de imágenes pasan como un caleidoscopio delante de sus ojos, una más hermosa que la otra. Por eso estaba prohibido a los judíos hacerse imágenes”. Fuentes: Science and Sanity, por Alfred Korzybski, 1933, publicado por The International Non-Aristotelian Library Publishing Company, 5ª edición, 1973 y (137-TAMB, págs. 112-113). Por último, debemos entender que cada palabra—especialmente en hebreo, la podríamos representar simbólicamente como nuestra galaxia, donde el lugar del sol la tiene la esencia de esa palabra, mientras cada planeta son los diferentes significados que tiene. Por ejemplo, la palabra “tzedakáh”, tiene cuarenta y cinco significados, entre ellos, “limosnas” y “camino recto”. Los cuarenta y cinco significados representan los planetas que giran alrededor del sol, que representa el amor ahaváh de Elohím, que se integra, multiplica y se transforma en los cuarenta y cinco significados de la palabra en todo el Tanáj. Así mismo deberíamos visualizar cada palabra: como el sol de una galaxia, su esencia, con numerosos planetas que serían los diferentes significados, su apariencia. Un simple versículo, de esta forma, estaría constituido de muchos soles (palabras individuales), que tienen a su alrededor, girando, multitud de planetas (significados) en el Tanáj, lo cual cambia completamente la forma en que deberíamos entender cada versículo de esta traducción mesiánica renovada. Otra manera, aún mejor, de representar cada palabra es como una célula del cuerpo, que está formada por—esencialmente—dos partes: el núcleo y el citoplasma que rodea al núcleo. (El núcleo correspondería a la esencia de cada palabra, mientras que el citoplasma a la apariencia). En el núcleo de cada célula se encuentra su ADN, que correspondería casi exactamente con las tres letras-raíces que cada palabra en hebreo (el idioma edénico) posee. Un conjunto de células forman un tejido, lo que correspondería con una frase. Una serie de tejidos forman un órgano, lo que correspondería con un tema. Una serie de órganos forman un sistema (en el cuerpo humano), lo que se correspondería con un capítulo del Tanáj. Una serie de sistemas forman el cuerpo humano, lo que equivaldría al cuerpo del Tanáj (que incluiría un Pacto Renovado mesiánico). Además, los Mandamientos de Elohím corresponden con el ADN que Elohím desea que tengamos, no el ADN que actualmente tenemos. Está en nuestro libre albedrío el incorporar este ADN a nuestro carácter y espíritu/rúaj o dejarlo de lado, en su totalidad o en parte. Así, el Pacto Renovado es el ARN (el ARN mensajero), que envía las instrucciones para la construcción del ADN moral y ético a aquellos que deseamos hacer Su Voluntad.

3:13: Marción, declarado hereje hasta por los Padres de la Iglesia y un judeófobo extremista, quien creía y enseñaba que el “Dios del A.T.” no era el Padre de Ieshúa, sino un “demiurgo”, escribió una versión de Gálatas sospechosamente igual a las actuales. Su traducción del versículo presente es comentado por Harnack, un comentarista cristiano alemán de la manera siguiente: Hieronimus: (Harnack, Beil. III, pág. 73): “En este versículo, Marción, referente al poder del creador (cruel)…decía que fuimos rescatados por Cristo (nos redemptos ese per Christum), quien era el hijo del otro, buen Dios” (es decir, no hijo del Dios “malo” del A.T. y era “inconstante, ignorante, despótico y cruel” e interpretaba la expresión “el dios de este mundo” (expresión que Shául usaba para referirse a ha satán, como que era el Elohím del “A.T.”. Tenemos buenas sospechas que todo Gálatas no es, sino una copia de la traducción de Marción, y no una traducción fidedigna (borró, entre otros, los versículos 3:6-9, para no reconocer nada judío como que venimos de Avrahám) y los siguientes versículos (sólo en Gálatas, aparte de otros en otros libros): 1:18-24; 2:6-9 (que habla de los judíos); 3:14 (que habla de que las Buenas Noticias se extenderían más allá de los judíos, a los gentiles, por medio de la bendición a Avrahám); 3:15-25; y 4:27-30. Esto explicaría muchas cosas, como estos versículos y otros que son, para decirlo delicadamente, “conflictivos” con todo el resto del judaísmo mesiánico del Rébe Ieshúa. Con razón Policarpo llamó a Marción: “el primogénito de satán”. Fuentes: INTRODUCTION TO THE INTERLINEAR GREEK-ENGLISH RECONSTRUCTION TO MARCION’S TEXT OF GALATIANS, por Daniel Jon Mahar, MARCION AND MARCIONITE GNOSTICISM By Cky J. Carrigan, Ph. D. (11/96), Marcion, Portrait of a Heretic, por Mark I Bradshaw en: http://www.earlychurch.org.uk/ article_marcion.html y The Problem with Marcion: A Second-Century Heresy continues to Infect the Church, por Randall E. Otto.

by dambs

Deja un comentario